Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
DRAMATURGIA Y NARRATIVA DE LA MEMORIA
BLOG DE IVAN VERA-PINTO SOTO
img
27 de Noviembre, 2015    General

ANALISIS DOCTOR RICARDO ESPINAZA CUENTOS CREPUSCULARES

 

Crepúsculo y desvarío.

A propósito de Cuentos Crepusculares de Iván Vera-Pinto Soto.

 

Dr. Ricardo Espinaza S.

Universidad Arturo Prat

 

 

I.

Una de mis preocupaciones fundamentales, a la vez que se trata de mis diarias ocupaciones actuales, en tanto estudioso de la literatura, consiste en dar lugar al ejercicio dinámico, anónimo e invisible de la lectura. El asunto, de larga data dentro de los estudios literarios, a los que habitualmente además, precisados en mi labor, prefiero llamar estudios sobre la ficción literaria, pues como seguramente ya se sabe, el campo de los estudios literarios también abarca textos cuyo predominio no es necesariamente la ficción. Así por ejemplo: el discurso testimonial, la crónica, la biografía y autobiografía, entre otros. Cuya importancia dentro de los primeros años del nuevo siglo ha ido en gran aumento y prestigio si tan solo consideramos el último premio Nobel otorgado a la escritora bielorrusa Svetlana Alexiévich, autora del famoso documental que data de 1997, titulado Voces de Chernóbil. Texto que registra traumáticas vivencias humanas sobre una de las mayores catástrofes ecológico-nucleares de nuestro planeta. Por tal motivo, podríamos decir aquí que mi silencioso trabajo de lector es un intento por abordar el problema de lo leído y por quién se responsabiliza de lo leído, respecto de o al interior de o desde los textos de ficción. Puesto que el lector es también otro sujeto de ficción. Tales inquietudes me han llevado a la conceptualización de “acontecimientos de lectura”. Esto es, dicho abreviadamente, el estudio de los momentos en donde, considerando un  acontecimientos literarios específico, se vislumbra y difumina un posible lector, siendo éste posible lector figurado, el único “héroe” capaz de vivificar a la literatura. Un débil e invisible Jasón enfrentado ante el destino trágico de todo texto abandonado al suyo silencio de una biblioteca. 

            A menudo además, suelo creer y constatar que no se abre dos veces un mismo libro, que nadie lee dos veces un idéntico poema, relato, novela o canción. Cada acontecimiento de lectura abarca textos y lectores distintos, profundamente semejantes pero a la vez radicalmente diferentes. Ya decía Borges que un libro tiene tantos lectores como lecturas posibles, y es por ello que en cada acto de lectura sucede que hay siempre un relato nuevo u “otro relato”. Aquel relato que yo he pretendido definir como el posible relato de la lectura en tránsito o la puesta en tránsito del imperceptible discurso de la lectura que no cesa y que está destinado a sucederse sin fin. Así, al igual que en el río de Heráclito, como ocurre ante cualquier fenómeno del mundo, sucede que nunca se entra dos veces a un mismo texto, que nunca se lee dos veces la obra de un mismo autor, ni se contempla un idéntico crepúsculo. Nunca se es eso mismo que desde el lenguaje se dice que es. De modo tal que nuestra identidad de lector es paradojalmente aquella identidad que cambia en cada lectura a la vez que se está leyendo. Más, la lectura no sólo es distinta porque comprede memorias, circunstancias, espacios y tiempos diversos respecto del acto “mismo” de leer sino que es diferente porque a la vez proyecta inigualables e infinitas posibilidades de nuevas fantasías críticas y creativas. Por tanto, el acontecimiento de la lectura siempre supone y es una posibilidad plural por nuevas e infinitas fantasías de la literatura a la vida.

Sin embargo, el acontecimiento de la ficción literaria a partir de la lectura, igualmente supone una interrogación sobre el narrador: quién es el que cuenta eso que un otro lee. En el ya canónico ensayo El narrador, Walter Benjamin precisa un determinado tipo o grupo de tipos de narradores múltiplemente compenetrados, que aun cuando son caracterizados por una gran tendencia hacia el anonimato, como si se tratara de una trasmisión invisible de historias de boca en boca, diríase igualmente que a partir de ciertas figuraciones simbólico-arcaicas, bien se puede distinguir al menos a dos tipos de narradores tradicionales. Un primer tipo de narrador que está representado por el aventurero nómade y un segundo tipo de narrador, representado por el campesino sedentario. Tanto uno como otro, transmiten experiencias y saberes propios y ajenos que se relacionan problemáticamente con la comunidad referida o contextual respecto de su narración.

 

II.

Si anteriormente he querido detenerme en esta caracterización de lo visible respecto de lo invisible, ya sea en mi figuración de lector como en la presencia del narrador, es precisamente porque al leer los cuentos de Iván Vera-Pinto vislumbro que ambos tipos de narradores (aventuro y campesino) se encuentran constantemente presentes, pero que además manifiestan su presencia con una inaudita generosidad hacia los personajes, dejando en la voz de éstos últimos el decir de la experiencia de ficción propiamente tal. Así entonces, aventureros y campesinos, nómades y sedentarios son los crepusculares mediadores entre las historias y las fantasías que se enuncian por medio del desvarío particular de los personajes. Es decir, aquello que un lector atento bien podrá observar de ejemplar manera al revisar cuentos como “La Desterrada” y “El Páramo de los Condenados”.

Ahora bien, ya que anteriormente también he mencionado a la fantasía como rasgo cualitativo de los textos de Iván Vera-Pinto, aquello no ha sido para manifestar una dimensión peyorativa respecto de su obra sino muy por el contrario, para relevar su pertenencia a una de las más amplias y nobles tradiciones de la literatura occidental como es la tradición de la narrativa fantástica. Es decir, la gran tradición de Poe, Lovecraft, Kafka, Quiroga, Emar, Borges, Rulfo, Cortázar y Donoso, por sólo nombrar aquí a algunos autores cercanos, canónicos y afines.

Sin la necesidad de referirnos, por el momento, a los niveles de enunciado y enunciación fantástica como tampoco a las caracterizaciones de significación semántica y organización sintácticas, en tanto categorías propias del pensamiento teórico de Tzvetan Todorov desarrollado su paradigmático estudio de Introducción a la literatura fantástica, resulta apropiado al menos recordar al maestro de Bulgaria, para quien el entendimiento de lo fantástico consiste en una vacilación experimentada por el ser que no conoce más que las leyes naturales, frente a un acontecimiento aparentemente sobrenatural, pues sin duda, dicha vacilación es constantemente experimentada tanto por el narrador de Cuentos crepusculares, como por ciertos personajes presentes en los cuentos “Pellejo de Carne”, “El Último Placer del Faraón” o “Los Gemidos de la Paloma”, entre otros.  Pero más allá de las ideas expresadas por el viejo Todorov, hoy en día también sabemos, gracias a las recientes contribuciones teóricas de David Roas y también de Jacques Rancière, que aquello que predomina en un cuento fantástico contemporáneo no es sólo la “vacilación” todoroviana, sino también cierta dimensión política de la literatura, en cuanto permite decir al narrador, mediante la ficción, aquello que el poder se niega a aceptar como parte integrante de la realidad cotidiana. Una política de la literatura en tanto literatura propiamente tal. Así por ejemplo, como es en el caso del cuento “Pellejo de Carne” la presencia de una “muerta-viviente” cuya existencia subvierte los límites de lo aceptable o normal, constituye su decir en tanto trasgresión a la norma fundamental de la vida, los muertos no regresan a la vida y  de regresar, sería quizás cuestionable que su retorno fuese para lamentar el devenir de la historia o la patria. Por lo demás, todo monstruo, fantasma o zombie retratado en la literatura encarna y evidencia de forma mítica tanto los miedos ancestrales del ser humano: miedo ante la muerte, lo desconocido o lo imposible, como la denuncia vergonzosa y particular de la cultura referida, como es en estos casos: el absurdo de la histórica guerra del salitre, la violación sexual entre hermanos, las inconsistentes acusaciones del machismo clerical, la impunidad criminal de un padre, el secuestro de la frivolidad, los atentados imposibles, entre otras destacadas problemáticas que Iván Vera-Pinto revisa delicadamente en sus cuentos.

Por último es necesario recordar y concluir que si bien narrador y lector no son participantes de la ficción en cuanto personajes, organizan anónimamente el devenir de la ficción en tanto sujetos invisibles de la misma. Una invisible otredad del relato, sin cuya existencia la literatura no tiene presencia. O bien, la paradoja fantástica de la política narrativa de Iván Vera-Pinto.

Palabras claves
publicado por goliath a las 10:42 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
BUSCADOR
Blog   Web
TÓPICOS
» General (212)
NUBE DE TAGS  [?]
SECCIONES
» Inicio
ENLACES
» Web Teatro de la Memoria
» Blog Cultura y Arte
» Web Teatro Expresión
MÁS LEÍDOS
» Análisis texto
» ARTICULO: LA MAR ESTA SERENA
» ARTICULO: LENGUAJE MEDIATICO
» ARTICULO: LUZ NEGRA
» LA ULTIMA BATALLA
» OBRA TEATRAL "EL DESPERTAR"
» OBRA TEATRAL: ETERNAL (RECUERDOS ATRAPADOS EN UN ATAÚD Y ENTRE ANIMAS Y FANTASMAS)
» OBRA TEATRAL "BOLERO DE SANGRE"
» PASION Y ARTE
» SITIOS WEB INFORMACIÓN OBRAS CORUÑA Y EL DESPERTAR
SE COMENTA...
» RADIO E IDENTIDAD
1 Comentario: IHIYYGYGYGKYG
» ARTICULO:AMORES Y DESAMORES
2 Comentarios: ADRIANA ALDANA, lola
» IDOLOS DE BARRO
1 Comentario: david
» ANTOLOGIA TEATRO DE LA MEMORIA
1 Comentario: jose alberto fernandez
» ARTICULO:POR ARTE DE MAR
1 Comentario: Luisa Elberg-Urbina
AL MARGEN
TEATRO DE LA MEMORIA
BIENVENIDO AL BLOG TEATRO DE LA MEMORIA

Dramaturgo Iván Vera-Pinto Soto - IQUIQUE-CHILE
FULLServices Network | Blogger | Privacidad