Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
DRAMATURGIA Y NARRATIVA DE LA MEMORIA
BLOG DE IVAN VERA-PINTO SOTO
img
02 de Octubre, 2011    General

LA ULTIMA INOCENCIA

LA ULTIMA INOCENCIA



Todos algún día fuimos niños, cándidos y lúdicos. Todos algún día tuvimos el espíritu de explorador que nos impulsó a descubrir los recovecos de nuestra cotidianeidad, a construir castillos en el aire e incluso nos abrió muchas puertas imaginarias.


Empero, en la actualidad constatamos que el mundo que estamos construyendo se aleja de manera descomunal de esa naturaleza inocente. Posiblemente la última ingenuidad que nos va quedando es la de habernos prodigado, con toda convicción, a una modernidad extraña, que no conseguimos entender ni menos dirigir.

Hoy todos nos enclaustramos en pequeños cosmos herméticos, en feudos especializados y en territorios monotemáticos que pocos alcanzan a entender. Levantamos fronteras para que nadie se entrometa en nuestros intrascendentales y minúsculos asuntos. Incluso más de alguno se encierra en su torre de Babel, para alejarse deliberadamente del mundo real y de las demandas perentorias de la gente. Tal vez estos sean los signos de la voluntad confundida del hombre moderno, sin atributo, sin lugar común, plano y anónimo. Probablemente estas reflexiones existenciales no sean más que meras especulaciones, catarsis y alucinaciones de un poeta frustrado.

Estoy convencido que es vital intentar hacer un giro en nuestras vidas, inventarle una trampa al destino y volver a revivir aquellos buenos acontecimientos de la infancia. Atrapar lo fantástico, lo extraño y lo insólito de nuestra niñez; en otras palabras reconquistar lo perturbador del ambiente infantil. Aferrarnos a nuestra ancestral e inagotable capacidad de jugar, de crear cosas y ser felices. Recuperar la alegría, los sueños y espontaneidad. Aprender a perdonar y olvidar como un niño. Y poseer la terquedad para conseguir lo que uno se proponga, al igual que cuando éramos chicos. Todo es posible, la voluntad mueve montañas, así reza el dicho.

En lo personal me gustaría volver a escuchar el piano de mi madre en la intimidad de la casa; buscar la orilla de la playa llena de machas; colgarme del último vagón del tren copado de salitre que cruza el barrio El Morro; subirme a mi veloz caballo de madera; jugar al "último gol gana"; lanzarme calle abajo en mi precario carro de rodamientos; meterme a la mala a la "galucha" del Teatro Nacional o al Estadio Municipal; comer una "marraqueta" con palta en la Poza de los Caballos; caminar los sábados en la noche dando vueltas interminables alrededor de la Plaza Prat; escuchar al maestro Florián Toledo Rojas, con su espacio de tango en el escenario de la imaginación; cantar el himno a Iquique en el Estadio en una tarde de triunfo; bailar twist sólo, acompañado con un conjunto en el club de Oficiales del Ejército en Santiago; hacer mi primer viaje de estudio a Puerto Montt en una vieja "liebre", bromeando y cantando todo el día; viajar tres días seguido en el "longino"; compartir el año nuevo con los vecinos de las calles Zegers y Sexto Oriente y lanzarme al mar desde el muelle Cavancha.

En fin, me gustaría preservar y recuperar esos sagrados y preciosos recuerdos de la infancia, de lo contrario, la vida me resultaría pobre y desarraigada sin ellos. Como Dostoievski señalaba todos somos "exiliados de nuestro pasado" y de ahí la imperiosa necesidad de rescatarlo y ponerlo en valor.

Otras veces voy por las calles y de pronto me sorprenden los olores que los asocio directamente con mi infancia En esos casos no sé qué hacer, si quedarme parado o perseguir el olor; saltar de alegría o echarme a llorar.


Existe algo intensamente melancólico en hacer memoria a un olor de la infancia, mas debo reconocer que el aroma que acompaño a mi generación no fue el más fragante, debido que éste estaba emparentado con el tufillo de la harina de pescado.


No me puedo imaginar mi existencia, sin mi infancia, aunque no haya sido la mejor. Con mis cinco décadas a cuesta solamente aspiro a conseguir lo que el compositor argentino Jorge Cafrune alguna vez escribió: "Volveré por ese camino que ayer me alejó, al rumbo del ave que vuelve a su nido buscando el alivio a su dolor".

 

Palabras claves
publicado por goliath a las 15:29 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
BUSCADOR
Blog   Web
TÓPICOS
» General (212)
NUBE DE TAGS  [?]
SECCIONES
» Inicio
ENLACES
» Web Teatro de la Memoria
» Blog Cultura y Arte
» Web Teatro Expresión
MÁS LEÍDOS
» Análisis texto
» ARTICULO: LA MAR ESTA SERENA
» ARTICULO: LENGUAJE MEDIATICO
» ARTICULO: LUZ NEGRA
» LA ULTIMA BATALLA
» OBRA TEATRAL "EL DESPERTAR"
» OBRA TEATRAL: ETERNAL (RECUERDOS ATRAPADOS EN UN ATAÚD Y ENTRE ANIMAS Y FANTASMAS)
» OBRA TEATRAL "BOLERO DE SANGRE"
» PASION Y ARTE
» SITIOS WEB INFORMACIÓN OBRAS CORUÑA Y EL DESPERTAR
SE COMENTA...
» RADIO E IDENTIDAD
1 Comentario: IHIYYGYGYGKYG
» ARTICULO:AMORES Y DESAMORES
2 Comentarios: ADRIANA ALDANA, lola
» IDOLOS DE BARRO
1 Comentario: david
» ANTOLOGIA TEATRO DE LA MEMORIA
1 Comentario: jose alberto fernandez
» ARTICULO:POR ARTE DE MAR
1 Comentario: Luisa Elberg-Urbina
AL MARGEN
TEATRO DE LA MEMORIA
BIENVENIDO AL BLOG TEATRO DE LA MEMORIA

Dramaturgo Iván Vera-Pinto Soto - IQUIQUE-CHILE
FULLServices Network | Blogger | Privacidad